Libro petros

El Tio Petros y la Conjetura de Goldbach
Ap´stolos Doxiadis o
Digitalizaci´n: [email protected] o

Toda familia tiene su oveja negra; en la nuestra era el t´ Petros. ?o Sus dos hermanos menores, mi padre y el t´ Anargyros, se aseguraron de ?o que mis primos y yo hered´ramos sin cuestionar la opini´n que ten´ de ´l. a o ?an e —El in´til de mi hermano Petros es uno de los ?ascos de la vida—dec´ u ?a mi padre cada vez que se le presentaba la ocasi´n. o Durante las reuniones familiares —que el t´ Petros ten´ por costum?o ?a bre evitar—, el t´ Anargyros acompa˜aba la menci´n de su nombre con ?o n o gru˜idos y muecas de disgusto, desd´n o simple resignaci´n, dependiendo de n e o su humor. Sin embargo, debo reconocerles algo: en el aspecto econ´mico los dos o lo trataban con escrupulosajusticia. A pesar de que ´l no asum´ ni una e ?a m´ ?nima parte del trabajo y las responsabilidades de dirigir la f´brica que a los tres hab´ heredado de mi abuelo, mi padre y el t´ Anargyros siempre ?an ?o entregaban al t´ Petros su parte de los bene?cios. (Esto se deb´ a una ?o ?a fuerte lealtad familiar, otro legado com´n.) u El t´ Petros, a su vez, les pag´ con la misma moneda: dado que no hab´?o o ?a tenido hijos propios, cuando muri´ nos dej´ a nosotros, sus sobrinos, v´stagos o o a de sus magn´nimos hermanos, la fortuna que hab´ estado multiplic´ndose a ?a a en su cuenta bancaria y que ´l pr´cticamente no hab´ tocado. e a ?a A m´ en particular, su ((sobrino favorito)) (seg´n sus propias palabras), ? u me dej´ el legado adicional de su magn´ o ??ca biblioteca, que por mi parte don´ ala Sociedad Hel´nica de Matem´ticas. S´lo me qued´ dos libros: el e e a o e volumen diecisiete de Opera Omnia, de Leonhard Euler, y el n´mero treinta u y ocho de la revista cient´ ??ca alemana Monatshefte f¨r Mathematik und u Physik. Estos humildes recuerdos ten´ un signi?cado simb´lico, ya que ?an o delimitaban las fronteras de la historia esencial de la vida del t´ Petros. ?o El punto departida es una carta escrita en 1742, contenida en el primer volumen, en la que el desconocido matem´tico Christian Goldbach hace al a gran Euler una peculiar observaci´n aritm´tica. Y su ?n, para decirlo de o e alg´n modo, se encuentra en las p´ginas 183-198 de la erudita publicaci´n u a o

El Tio Petros y la Conjetura de Goldbach. Ap´stolos Doxiadis o

2

alemana, en un estudio titulado ((Sobresentencias formalmente indecidibles de Principia Mathematica y sistemas a?nes)), escrito en 1931 por el todav´ ?a desconocido matem´tico vien´s Kurt G¨del. a e o

Hasta mediados de mi adolescencia s´lo vi al t´ Petros una vez al a˜o, o ?o n durante la tradicional visita del d´ de su santo, la ?esta de san Pedro y san ?a Pablo, el 29 de junio. La costumbre hab´ sido impuesta por mi abuelo, y ?acomo consecuencia de ello se hab´ convertido en inviolable en una familia ?a tan apegada a las tradiciones como la nuestra. Todos viaj´bamos a Ekali, que a hoy es un suburbio de Atenas pero en aquellos tiempos parec´ un caser´ ?a ?o aislado en la selva, donde el t´ Petros viv´ solo en una casa peque˜a, ?o ?a n rodeada de un gran jard´ y un huerto. ?n La actitud desde˜osa de mi padre y el t´Anargyros para con su hermano n ?o mayor me hab´ intrigado enormemente durante la infancia, hasta conver?a tirse poco a poco en un aut´ntico enigma. Tan grande era el contraste entre e el cuadro que pintaban de ´l y la impresi´n que yo me hab´ hecho a trav´s e o ?a e de nuestro escaso contacto personal, que incluso una mente tan inmadura como la m´ se ve´ empujada a especular al respecto. ?a ?a En vanoobservaba al t´ Petros durante nuestra visita anual, buscando ?o en su apariencia o conducta se˜ales de inmoralidad, indolencia u otro rasgo n reprobable. Sin embargo, sal´ bien parado de cualquier comparaci´n con ?a o ´ sus hermanos. Estos eran impacientes, a menudo francamente groseros en su trato con la gente, mientras que el t´ Petros era diplom´tico, considerado ?o a y siempre ten´ un…