La libertad de enseñanza y el derecho a la educacion a partir de la revolucion de 1868

3.3. La libertad de enseñanza y la revolución de 1968.

La constitución de 1969 reconocerá la libertad de enseñanza. “Todo español podrá fundar y mantener establecimientos de instrucción o de educación sin previa licencia, salva la inspección de la autoridad competente por razones de higiene y de moralidad”.

Esta redacción es resultado de una larga controversia durante la década de lossesenta. Controversia en la que de un lado se encontraban Krausistas y de otro el sector más integrista católico, y que diferían en el modo de entender la enseñanza.

1) El krausismo, introducido en España por Sanz del Río gracias a su traducción del libro de KCF Graus, El ideal de la humanidad. Alcanzo una significativa implantación en la Universidad, llevando hasta sus últimasconsecuencias su concepción de la educación, presidida por el principio de libertad de ciencia. Este principio debe presidir toda la enseñanza, en todos sus campos, liberándola de cualquier poder ajeno a ella. Emancipando la enseñanza de todo poder y convertirla en una función social, sin otra ley interna que la propia indagación y profesión de la verdad, ni mas ley externa que la que haya de regir toda lasociedad humana, ni otro reglamento que el de la propia organización de la ciencia como una unidad sistemática.
2) Como oposición a la concepción krausista, aparecieron las concepciones de los sectores más integristas de los católicos. Especialmente motivadas por el magisterio del papa, que en las encíclicas Quanta Cura y el Syllabus, condenara la libertad de enseñanza. Con estas máximas,tan impías como sus tentativas, no intentan esos hombres tan falaces sino sustraer por completo a la saludable doctrina e influencia de la Iglesia en la instrucción y educación de la juventud, para así inficionar y depravar miserablemente las tiernas e inconstantes almas de los jóvenes con los errores más perniciosos y con toda clase de vicios.

Alentados por esta doctrina se produjerongraves altercados entre krausistas (la mayoría también católicos, condenados por el Syllabus de Pío IX, como los principales errores) y reaccionarios católicos, en la que estos sostenían el derecho y el deber de la Iglesia de examinar los libros de texto y a pedir la separación de los catedráticos que en sus enseñanzas negaron lo espiritual, lo revelado, lo divino y destruyeran el catolicismo y lasalmas de los jóvenes. En esta confrontación llego a intervenir el Estado en defensa de la monarquía, produciéndose incluso la expulsión de varios catedráticos de la Universidad Central, en lo que se llamo la “cuestión universitaria”. Toda esta lucha, y todos los acontecimientos históricos provocados por ella, llevo a los progresistas a incluir la libertad de enseñanza, como una de las medidasmás importantes dentro de su programa, siendo poco después una de las reformas más sugestivas de la Revolución de 1968.

Así una de las primeras medidas del gobierno provisional incluso antes de la Constitución fue la aprobación de un Decreto, Decreto de 21 de Octubre de 1968, reconociendo la libertad de enseñanza. Este mismo decreto reconoce el derecho de los profesores que debe ser libresen la elección de métodos y libros de texto y en la formación de un programa, porque la enseñanza no es un trabajo automático, ni el maestro un eco de pensamientos ajenos. Y por ultimo el decreto establece dos principios básicos:
a) La libertad de creación de centros;
b) La libertad de cátedra;

De este modo durante el periodo revolucionario, la legislación sobre laenseñanza es encomendada a los profesores krausistas. Pero tanta libertad, lleva consigo un gran desbarajuste, y no pasara más de un año antes de que haya que modificar la ley, poniendo un poco de orden dentro de esta situación. Pero a pesar de ello, todo fue visto como una gran revolución de luces, aunque también como sombras, creando un espacio espiritual y muy positivo dentro de las universidades….